Eosinófilos altos y bajos ¿Qué son y cuál es el nivel normal?

Se considera que se tienen los eosinófilos altos cuando sus niveles superan los 500 por microlitro de sangre, pero ¿Que son exactamente los eosinófilos?

Los eosinófilos son un tipo de glóbulos blancos que se encuentran en la sangre, formando parte del sistema inmune del organismo, encargándose principalmente de las infecciones parasitarias, bacterianas y virales. Se desarrollan en la médula ósea antes de pasar a la sangre durante la hematopoyesis, proceso en el cual se forman las nuevas células sanguíneas.

Estas glóbulos se trasladan por el cuerpo alimentándose de algunos tipos de bacterias, sustancias extrañas y otras células, ayudando así a proteger el cuerpo en contra de infecciones y virus, siendo de gran utilidad en la defensa del organismo en contra de parásitos.

¿Qué pasa si tengo los eosinófilos altos?

Los valores de eosinófilos altos en sangre pueden llevar a una condición conocida como eosinofilia, la cual puede aparecer como un síntoma más cuando alguna afección amenaza al organismo, como pueden ser los agentes patógenos en personas con trastornos autoinmunes y asmáticos, o incluso algunos medicamentos que puedan llevar a estas células a multiplicarse como reacción defensiva.

Así pues, diferentes causas de eosinófilos altos pueden ser:

  • Enfermedades alérgicas.
  • Infecciones parasitarias.
  • Algunas infecciones nicóticas.
  • Trastornos autoinmunitarios.
  • Leucemia y trastornos sanguíneos.
  • Rinitis alérgica.

El tratamiento para la eosinofilia se dirige a la condición por la cual fueron afectados los niveles normales, sin embargo, cuando es de tipo primario o es necesario reducir el número de eosinófilos en sangre se suelen usar corticosteroides, como es el caso de la prednisona.

Otros tratamientos usados para combatir enfermedades y afecciones autoinmunes que pueden reducir los eosinófilos altos en sangre pueden ser:

  • Terapias con anticuerpos monoclonal como mepolizumab o reslizumab contra IL-5.
  • Antagonistas de la síntesis de leucotrienos o receptores.

¿Y si tengo los eosinófilos bajos?

Ya que el nivel normal de eosinófilos en sangre puede llegar a ser 0, un bajo nivel de estas células no se considera generalmente un problema de salud tras las pruebas pertinentes. Sin embargo, existen enfermedades que pueden reducirlos hasta un nivel inferior de 50 por microlitro de sangre, lo que se pueden considerar unos niveles de eosinófilos bajos.

Los niveles de eosinófilos bajos en la sangre son conocidos como eosinopenia. Estos niveles suelen descender durante la fase inicial de infecciones fuertes como la fiebre tifoidea donde casi desaparecen, la anemia perniciosa, estrés traumático, embolia pulmonar, diabetes, hipoglucemia, además del uso de esteroides o el síndrome de Cushing.

Otros posibles motivos que pueden causar un nivel de eosinófilos bajos en sangre son:

  • El estrés por traumatismos, cirugia, ejercicio o el estrés mental.
  • En caso de que se padezca de anemia aplásica
  • En los enfermos de VIH no tratados
  • Por tratamientos con corticoides
  • Ante una intoxicación grave por alcohol

Entonces, ¿Cuáles son los valores normales de eosinófilos?

Generalmente, constituyen entre un 1 y 4%  de los leucocitos de la sangre, por medio de un examen de sangre, un conteo normal debe ser no mayor de 350 eosinófilos por microlitro de sangre. Es común realizar el conteo de ellos en exámenes ante algunas patologías ya que ayudan a los médico a determinar las causas de la enfermedad.

Una nivel mayor o menor al rango normal puede ser considerada anormal e indicar problemas de salud, por lo que es preciso consultar al médico en estos casos.

¿Como es un eosinófilo?

Poseen dos secciones dentro de ellos denominadas lóbulos, en algunas ocasiones se puede apreciar una tercera sección en la cadena de conexión de los cuerpos en forma de hilo conocida como cromática. Sus núcleos vienen en distintas formas, su citoplasma se compone especialmente de muchas partículas grandes de aspecto rudo que dispersan la luz, las cuales pueden ser observadas bajo el microscopio y parecen ser iguales, al ser expuestas a un colorante conocido como eosina, estas partículas cambian a colores amarillos, rojos o naranja, de allí su nombre.

Se forman en la médula ósea donde pasan alrededor de 8 días en periodo de maduración antes de pasar a los vasos sanguíneos, luego viajan a través de los vasos entre 8 y 12 horas para luego llegar a los tejidos de su destino donde viven entre 1 y 2 semanas.

¿Cuál es su función?

Los eosinófilos protegen al organismo de enfermedades bacterianas y parásitos, jugando un papel de gran importancia en la lucha contra virus, son parte del sistema inmune, reconocen y responden ante patógenos de una forma genérica pero a diferencia del sistema inmunitario adaptativo, no transmite inmunidad a largo plazo. Junto a los basófilos y mastocitos, cumplen función de mediadores ante respuestas alérgicas y el asma, están asociados con la gravedad de la enfermedad.

Un cambio en los niveles de eosinófilos puede deberse a diferentes enfermedades y patologías, por lo que el tratamiento adecuado dependerá mayormente de la patología presentada y su respectivo tratamiento. Para mantener un organismo saludable es necesario llevar una dieta saludable, buenos hábitos alimenticios  y realizar ejercicios periódicamente, de esta manera podremos prevenir esta y otras enfermedades que puedan causar daños al organismo.

eosinófilos altos y bajos

Shares
4.5/5 (2)

¿Te ha gustado esta infografía?


Comparte esta infografía en tu sitio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *