Artritis gotosa: causas, síntomas y tratamiento

La artritis gotosa es una reacción del cuerpo a los cristales irritantes, que se acumulan en las articulaciones debido a un exceso de ácido úrico. El dolor generalmente aparece en articulaciones como el dedo gordo, pero tambien  puede afectar a otras articulaciones como, la rodilla, el tobillo o incluso el codo. Los ataques de artritis gotosa suelen ser inesperados y muy dolorosos, aunque si son tratados puede desaparecer en unos pocos días, aunque también pueden reaparecer si no cuidamos la alimentación. Por eso en la infografía de este post, nos muestran un jugo verde capaz de aliviar esos molestos dolores, al tiempo que complementa la dieta con sus nutrientes.

 Síntomas de la artritis gotosa

La enfermedad provoca intenso dolor y rigidez en las articulaciones como resultado del depósito de cristales de urato, debido a los excesivos niveles de ácido úrico en el cuerpo. Esto puede dar lugar a una serie de síntomas, como:

  • Dolores corporales que se incrementan durante la noche.
  • Escalofríos y fiebre.
  • Confusión
  • Cansancio
  • Articulaciones hinchadas y rígidas.
  • Sensibilidad
  • Deformidad y daño del hueso o cartílagos afectados.
  • Desarrollo y proliferación de tofos.

Por otro lado, es preciso puntualizar que la artritis gotosa tiene una mayor incidencia en hombres, pues las mujeres tienen bajos niveles de ácido úrico, sobre todo durante su etapa reproductiva.

Fases de la artritis gotosa

La enfermedad de la gota pasa por cuatro etapas medicamente categorizadas a través de los síntomas que presente el individuo. Esto permite a los especialistas determinar la gravedad de la enfermedad. Es crucial mejorar el estilo de vida y seguir los tratamientos para evitar las etapas posteriores y con ello el deterioro de la salud del paciente.

  • Primera fase: un paciente con artritis gotosa puede no presentar síntomas en su fase inicial. La patología comienza con elevados niveles de ácido úrico en la sangre o lo que también se conoce como hiperuricemia asintomática. El riesgo de que los pacientes en etapa inicial de gota sufran un ataque va a ser determinado por el aumento de los niveles de ácido úrico localizados en la sangre.
  • Segunda fase:esta etapa es conocida como artritis gotosa aguda se produce un ataque agudo de gota en una o varias articulaciones, causado por la acumulación de cristales en las coyunturas provocando dolor intenso e hinchazón. El dolor aparece de forma repentina y puede desaparecer posteriormente sin haber utilizado medicamentos. La piel suele tornarse roja, caliente y con síntomas de fiebre e incluso ponerse muy sensible al contacto con la piel o con cualquier material como la ropa o sábanas.
  • Tercera fase: esta es la etapa denominada como artritis gotosa intercrítica. No se presenta síntomas, es el período de pausa y puede pasar meses o años para que sufra otro ataque. No hay dolor o rigidez en las articulaciones y funcionan de manera normal. Sin embargo, la enfermedad sigue presente.
  • Cuarta fase: aquí el paciente entra en la fase crónica de la gota. Se desarrollan los depósitos de ácido úrico llamados “tofos”. Los tofos aparecen como pequeños bultos que se forman en áreas articulares de las manos, pies, brazos e incluso en la garganta y médula espinal. Los ataques son repetidos y pueden darse mucho tiempo después de la primera manifestación de la enfermedad. En este período los síntomas son más prolongados y afecta un mayor número de articulaciones.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza una vez se haya confirmado la existencia de cristales de ácido úrico en el líquido contenido en las articulaciones. Estos cristales pueden hallarse incluso en personas que no han sufrido síntomas de gota ni han padecido un ataque previamente.

El especialista consultará su historia clínica, le realizará un test sobre sus medicamentos, problemas de salud, cirugías previas, síntomas, entre otros. Pueden recomendarle pruebas de sangre para consultar los niveles de ácido úrico y de resultar elevados se efectuarán pruebas de sangre adicionales. También, se le puede realizar una prueba de líquido sinovial el cual rodea y protege las coyunturas; se usa para tomar muestras en áreas articulares dolorosas.

¿Cómo es el tratamiento de la artritis gotosa?

Debes acudir a un reumatólogo. Este especialista te guiará para un correcto tratamiento y seguimiento regular de la enfermedad. El objetivo del procedimiento para la gota consiste en disminuir los niveles de ácido úrico para evitar la acumulación de cristales de urato, tratar los ataques de gota y prevenir daño en las articulaciones.

El especialista puede recomendar tratamientos farmacológicos contra el dolor o para disminuir los niveles de ácido úrico. Tras el diagnóstico el médico recomienda al paciente mejorar sus hábitos para evitar caer en las fases posteriores de la enfermedad.

Tratamiento farmacológico

Administración de antiinflamatorios no esteroideos, Ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y las temperaturas elevadas.

Esteroides, fundamentalmente la colchicina. Este medicamento es usado durante las primeras 24 horas del ataque y por lo general es administrado por via oral. El uso de la colchicina es muy delicado, no puede utilizarse sin prescripción ni supervisión médica ya que tiene efectos colaterales como; nauseas, diarreas y vómitos. Se debe tener especial cuidado en pacientes con deficiencia renal o hepática.

Medicamentos para disminuir la hiperuricemia: Estos medicamentos estimulan la secreción de ácido úrico a través de la orina para limitar la producción de ácido y reducir los niveles elevados en la sangre y evitar los cristales. En estos casos se utilizan fármacos como el alopurinol o probenecid. Estos medicamentos no deben utilizarse mientras el paciente este pasando por un ataque, el mismo debe haber desaparecido por completo.

Recomendaciones para aliviar la artritis gotosa

Es fundamental consumir alimentos libres en purina, las carnes, espinacas, mariscos, coles, espárragos contienen grandes cantidades. Consuma más yogurt y productos lácteos bajos en grasa.

  • Moderar la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • El médico le recomendará la cantidad de agua que debe consumir para eliminar los excesos de ácido úrico.
  • Mantenga su peso en equilibrio. Perder peso le ayuda a reducir el ácido úrico. Haga por lo menos media hora diaria de ejercicio, este resulta muy beneficioso para la salud.
  • Revise sus niveles de azúcar. Los elevados niveles de glucemia pueden llevar a sufrir ataques de gota.

Si usted ya pasó la primera fase asintomática puede tomar en cuenta lo siguiente:

Aplique hielo con una toalla en la zona afectada para reducir el dolor y la inflamación entre 15 y 20 minutos cuando lo necesite. Descanse el tiempo que sea necesario para que sus articulaciones puedan sanar. Mantenga elevadas sus coyunturas por encima del nivel de su pecho el tiempo que pueda, esto sirve para mejorar el dolor y la inflamación.

Para favorecer una dieta equilibrada y aliviar la gota tambien pueden ser de gran ayuda los juegos verdes de fruta y verdura, como el que nos muestran en esta infografía:

jugo para la artritis gotosa


¿Te ha gustado esta infografía?

Comparte esta infografía en tu sitio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *