Té blanco: propiedades, beneficios y contraindicaciones

El té blanco está marcando tendencia entre las bebidas saludables. Hoy día todos elogian su sabor y beneficios para la salud, desde grandes chefs hasta investigadores médicos, pero ¿De donde proviene el té blanco y cuales son sus propiedades y beneficios? Buena parte de los entendidos en té saben que todos los tipos de té provienen del arbusto de té (Camellia Sinensis) pero, ¿qué procesos hacen que las hojas de esta planta acaben convirtiéndose en un tipo de té o en otro?

Que las hojas de té se conviertan un tipo de té o en otro dependa fundamentalmente del proceso de elaboración que siga tras haber sido arrancada. En el caso del té blanco el procesamiento es mínimo, por lo que las propiedades y beneficios del mismo se maximizan. Sus hojas son peladas frescas, y se dejan secar al aire, al sol, o mecánicamente para que queden blancas.

Por su proceso de fabricación, el sabor del té blanco tambien es más ligero en comparación con otros tipos de té. Mucha gente lo describe como suave y sedoso, con un ligero toque dulce, que queda lejos del intenso sabor a hierbas que puede dejar el té verde.

Beneficios y propiedades del té blanco

Las propiedades y beneficios que se atribuyen al té blanco son las siguientes:

Tiene propiedades antienvejecimiento

El té blanco es capaz de retrasar el proceso de envejecimiento, así como reducir el riesgo de vejez prematura gracias a que contiene hasta tres veces más polifenoles que el té verde, lo que eleva las defensas y nos mantiene jóvenes y sanos.

Es antioxidante

Tiene tantos antioxidantes como el té verde. Además, algunos estudios han mostrado que el consumo de té blanco puede potenciar los efectos antioxidantes sobre algunos órganos del cuerpo, así como aumentar el plasma sanguíneo.

Mejora la salud bucal

Su alto contenido en flúor ayuda a mantener la dentadura fuerte y saludable, lo que reduce el riesgo de padecer caries. Además, gracias a la poca coloración que tiene este tipo de té frente al té verde o el té negro, tus dientes no cambiarán de color.

Favorece una piel sana y suave

Gracias sus numerosas propiedades antioxidantes, este tipo de té es capaz de favorecer el cuidado y reparación de la piel, protegiéndola contra los efectos nocivos de la luz ultravioleta.

Combate el colesterol malo

Las catequinas y otros tipos de antioxidantes presentes en el té ayudan a elevar los niveles de colesterol bueno en sangre, al tiempo que reducen el colesterol malo. Esto impide que se bloquee el flujo sanguíneo y el endurecimiento de las arterias, lo que favorece el buen funcionamiento del corazón.

Adicionalmente se estudian otros beneficios que podría tener el té verde para la salud, como pueden ser sus beneficios para diabéticos, ya que se le relaciona con una reducción en los niveles de glucosa en sangre e incluso con la producción natural de insulina. Además cuenta con propiedades antibacterianas y es efectivo en la lucha contra el sobrepeso.

Contraindicaciones del té blanco

Frente a otros tipos de té, el blanco no tiene prácticamente contraindicaciones. La mayor contraindicación que pueden presentar este tipo de bebidas es su alto contenido en cafeína, ya que algunas personas se podrían ver afectadas por un aumento de la frecuencia cardiaca, ansiedad y dificultades para conciliar el sueño. Sin embargo, el té blanco tiene la mitad de cafeína que el té verde, por lo que es la mejor opción si estas personas desean tomar té.

Otro efecto secundario asociado al consumo de grandes cantidades de té blanco es que puede reducir los niveles de potasio en el cuerpo, algo que podría causar problemas gastrointestinales como dolor abdominal, vómitos, náuseas o diarrea.  Aunque para que esto pase las cantidades de té ingerido deben ser desproporcionadas.

Por último, también se le acusa de que podría reducir la absorción del hierro contenido en determinados vegetales, por lo que las personas que padezcan anemia deberían reducir el consumo de esta bebida.

propiedades y beneficios del té blanco


¿Te ha gustado esta infografía?

Comparte esta infografía en tu sitio



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *