Las Sales de Epsom y sus beneficios ¿Para qué sirven?

Las sales de Epsom reciben su nombre de la ciudad inglesa de Epsom en Surrey, en cuyos manantiales fueron descubiertas por primera vez.


Se trata de un tipo de sales de baño a las que se atribuyen propiedades exfoliantes y antiinflamatorias que se pueden usar para tratar dolores musculares, como calambres y de la piel, como puede ser la sequedad, picaduras de insectos o incluso fisuras anales.

En esta entrada analizaremos más a fondo las propiedades y beneficios de estas sales, así como sus usos y las posibles contraindicaciones que podrían derivarse de un uso inadecuado.

¿Qué son las sales de Epsom?

Las sales de Epsom son un compuesto químico formado por azufre, magnesio y oxígeno,  lo que también se conoce como sulfato de magnesio.

En realidad aunque se llaman sales y tienen un aspecto similar a la sal de mesa, no tienen nada que ver, ni en composición, ni en propiedades químicas, ya que su sabor es diferente.

Durante siglos estas sales han sido usadas para tratar gran variedad de dolencias, principalmente problemas en la piel y dolores musculares, pero también otras enfermedades a nivel interno como estreñimiento o incluso insomnio.

Gran parte de los beneficios de las sales de Epsom se atribuyen al magnesio, ya que es un mineral del que muchas personas tienen carencia, si bien sus beneficios aún no están lo suficientemente investigados.

Beneficios de las sales de Epsom ¿Para qué sirven?

Los beneficios más aceptados de las sales de Epson están relacionados con los dolores musculares y el cuidado de la piel, pero también se les atribuyen propiedades contra el estreñimiento, el estrés o incluso el sueño.

Fuente de magnesio

El primero de los beneficios está relacionado con la capacidad de absorción del magnesio a través de la piel. Aunque no está científicamente demostrado, se cree que un baño en estas sales puede aumentar la cantidad de magnesio en el cuerpo.

El magnesio está relacionado con numerosas reacciones bioquímicas que afectan al corazón y al sistema nervioso, pero muchas personas tienen carencia de este mineral. Por ello se comercializan diferentes suplementos con este mineral.

Reducen los dolores musculares y la inflamación

Ya de por si un baño caliente es un excelente relajante muscular y puede ayudar a calmar el dolor, pero mantener un nivel adecuado de magnesio facilita que el cuerpo use el ácido láctico y la glucosa, sustancias fundamentales para la actividad física.

También se le atribuyen beneficios contra la inflamación provocada por enfermedades como la artritis o la fibromialgia, relacionadas nuevamente con la falta de magnesio.

Esto también aplica en la inflamación provocada por la picadura de insectos. Asimismo pueden calmar el dolor y limpiar heridas en la piel, motivo por el cual se recomiendan como remedio para las fisuras anales.

Remedio para el estreñimiento

Las sales de Epsom son un laxante aprobado por la FDA que se suele usar normalmente para aliviar de forma natural los problemas de estreñimiento.

Al parecer son útiles porque atraen agua al colon, lo que fomenta los movimientos intestinales. Por ello se suele recomendar ingerir unas cucharaditas disueltas en agua.

Elimina toxinas

Los sulfatos presentes en estas sales permiten eliminar metales pesados a través de las células de la piel, lo que puede ayudar a reducir la acumulación de sustancias nocivas.

Según los defensores de esta teoría, al añadir minerales al agua como el magnesio o el sulfato se produce un efecto de ósmosis inversa que hace salir las toxinas peligrosas a través de la piel.

Favorece el sueño y reduce el estrés

El magnesio también influye sobre el cerebro ayudando a fabricar neurotransmisores que reducen el estrés y favorecen el sueño, como por ejemplo la melatonina.

Si bien falta investigación para demostrar si realmente el magnesio puede ser absorbido a través de la piel, o si por el contrario se trata más bien de un efecto inducido por la relajación del baño.

¿Cómo se usan?

Por lo general, las sales de Epsom son empleadas como sales de baño. Basta con añadirlas a una bañera con agua caliente para que se disuelvan y liberan los iones de magnesio y sulfato que serán absorbidos por la piel.

Tan solo añade 1 o 2 tazas de sal de Epsom al agua de tu bañera una vez esté tibia y remueve bien para que se disuelva por completo.

Después bastará con 15 o 20 minutos de baño relajante para que la piel absorba las sales, aunque no existe evidencia científica de esto. En cualquier caso los efectos antiestrés del baño siempre estarán ahí.

sales de epsom en infografía

Contraindicaciones

Los efectos adversos de estas sales están sobre todo relacionados con su ingestión por vía oral, generalmente dado su efecto laxante, ya que puede provocar diarrea y dolor estomacal.

Por ello es muy importante si se va a consumir de esta manera consultar antes al médico y seguir al pie de la letra las instrucciones que acompañan a las sales.

En casos muy extremos de sobredosis de magnesio, se pueden producir nauseas, mareos, dolores de cabeza, problemas cardiacos o incluso la muerte. Aunque es poco probable si se respetan las cantidades recomendadas.

En cualquier caso el mejor uso que se les puede dar es como sales de baño, ya que para ingerir magnesio por vía oral existen  suplementos específicos.

¿Dónde comprar?

Se trata de un producto muy común que se comercializa sobre todo como sal de baño, aunque también existen preparados para consumirlas por vía oral, sobre todo en herbolarios, donde existe una mayor variedad.

Sales de Epsom Mercadona

En Mercadona se pueden encontrar diversos tipos de sales de baño, entre ellas las de Epsom, a precios bastante económicos que van desde los 2 € hasta los 5 € aproximadamente dependiendo de la cantidad del envase.

sales de Epsom Mercadona

Sales de epsom en herbolario

También es posible encontrar estas sales la mayoría de herbolarios de España, tanto físicamente como online, aunque su costo suele ser algo más elevado. Unos 300 gramos se pueden conseguir por un precio que oscila entre los 5 y los 10 €.

Si bien por este medio es posible encontrar las sales en una amplia variedad de formatos diferentes, como por ejemplo en forma de tabletas o en cápsulas.

sales de epsom de herbolario

Es posible que encuentres enlaces de afiliado en este texto. Si haces clic en uno de esos enlaces y compras algún artículo, podemos recibir una pequeña comisión (sin cargo alguno para ti) que nos ayuda a mantener esta web. Más info.

Contenido relacionado



¿Te ha gustado esta infografía?

¡Comparte tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Agustín Ruiz | Finalidad: Gestión de comentarios | Destinatario: Tus datos no serán comunicados a persona u organización de ningún tipo | Legitimación: Tu consentimiento | Derechos: Acceder, suprimir, limitar, rectificar, portar y a que olvidemos tus datos | Plazo de conservación de los datos: Hasta que la supresión no sea solicitada por el interesado. +info.